DICEN QUE LA VIDA ES UN TANGO Por: María Eugenia Vásquez

Actualizado: 15 mar 2018

Dicen que la vida es un tango. Lo pienso, y recuerdo que muchas veces sentí que me deslizaba a ese ritmo sobre la pista de baile que me ofreció la existencia.


En ocasiones, de manera leve, suave, como rozando apenas la superficie pulida, envuelta por el sonido de un violín y de un chelo. Otras veces, con un nudo de pasión entre el corazón y el vientre, dancé en giros de vértigo que exigían pericia, precisión en el paso, agilidad y mucha, pero mucha, concentración en el ritmo que definía la orquesta.


Durante mucho tiempo el baile fue concurrido, otros y otras danzaban alrededor. Bailé en pareja y me dejé conducir, me entregaba a la experiencia de quienes conocían el ritmo y la vida. Fui bailarina en salones, si cabe la comparación.


Ya ustedes saben lo que significa la euforia de una multitud que se mueve al mismo ritmo, la locura que se apodera del cuerpo, y el sentimiento de plenitud que nos hace sentir cerca al cielo. Porque la música es como un espiral ascendente que por instantes toca el infinito.


Un día las luces se apagaron y cuando abrí los ojos vi una pista desierta. Estaba tan triste, que solo escuchaba el lamento del bandoneón. No me moví por mucho tiempo. Pero al fin y al cabo, el tango que es la vida, me convocó de nuevo, entonces, ensayé nuevos pasos, insegura, desconfiada de mi propia capacidad para bailar.


Sin embargo, algo dentro de mí algo susurraba que el tango no es sólo música, también es letra, es voz, es sentimiento, y pensé que lo mío podía ser tratar de crearle una nueva letra al tango de mi vida. Escribí para no morir y todavía estoy ensayando en borrador.


La vida es un tango y yo no soy Gardel, pero puedo intentar , una y mil veces hacer una estrofa para que cante mi corazón.para no morir y todavía estoy ensayando en borrador.







16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo